El rol del ejercicio aeróbico en el descenso de peso

El rol del ejercicio aeróbico en el descenso de peso

¿Qué es mejor: el ejercicio aeróbico o el anaeróbico a la hora de perder peso?

Cada persona y cada cuerpo reacciona de forma diferente al ejercicio físico según factores como la edad, género, genética.

En primer lugar nos vamos a detener en la importancia de realizar un control previo antes de lanzarnos a realizar cualquier actividad física, sea aeróbica o anaeróbica. Ante todo es importante saber que: No es posible compensar tu alimentación con el ejercicio

Es decir, hacer ejercicio con la idea de que eso nos permite comer lo que queramos reduce significativamente los beneficios que obtiene, y una alimentación a base de alimentos procesados chatarra reduce aún más tus posibilidades de estar en forma y gozar de buena salud.

Hay que tener presente que la alimentación constituye el 70% de importancia en un plan de pérdida de peso, el otro 30% corresponde al ejercicio físico, por lo que siempre es mejor estar controlados por un especialista que monitorice nuestra dieta.

Para muchas personas la única vía a la hora de perder peso es realizar ejercicio aeróbico. Es cierto que es una de las maneras más efectivas, pero también es necesario llevar a cabo otra serie de actividades para conseguir una mejor tonificación muscular. Es fundamental por ello tener bien presente que la mezcla de diferentes técnicas de entrenamiento será la base a la hora de conseguir unos resultados adecuados.

Cómo funciona el ejercicio aeróbico para perder peso

Se trata de un ejercicio que la mayoría de la gente puede aguantar durante largo tiempo si está debidamente preparado. El ritmo cardiaco con este tipo de ejercicio oscila del 55-85% del máximo. En los ejercicios aeróbicos conforme aumenta tu esfuerzo, tus músculos queman más azúcares y grasas para producir la energía necesaria para contraerse. ¿Resultado? Quemas calorías más rápido.

Existe bastante investigación sobre los efectos de pérdida de peso del ejercicio aeróbico. La mayoría afirman que produce un beneficio positivo moderado y lógicamente menos efectivo que modificar tu ingesta calórica. Estos estudios se han realizado sobre todo en personas sedentarias y obesas entrenando entre 2 y 4 horas por semana. Lo cierto es que si no queres entrenar más de 4 horas por semana es difícil que pierdas mucho peso con el ejercicio aeróbico si no alteras significativamente tu dieta. Los resultados varían según las personas porque hay quienes al hacer ejercicio reducen sus niveles de actividad diaria para compensar o comen más después de entrenar.

Cómo funciona el ejercicio anaérobico para perder peso

Tanto tus músculos como la mayor parte de las otras células de tu cuerpo tienen dos formas de obtener energía. La primera es la respiración aeróbica en la que el azúcar o la grasa se quema con oxígeno en la mitocondria produciendo energía. La segunda es la respiración anaerobica, en la que el azúcar se transforma en ácido láctico sin necesidad de oxígeno produciendo energía.

Durante el ejercicio anaerobico según entrenas más fuerte, tus músculos intentan llevar más oxígeno a las mitocondrias para quemar combustible más rápido. La respiración anaerobica es interesante porque consume azúcar 15 veces más rápido que las mitocondrias. Esta forma de respiración quema calorías 15 veces más rápido que la mitocondrial.

Es cierto que puedes quemar calorías rápidamente con este tipo de ejercicio intenso anaerobico. Sin embargo, no puedes mantener una intensidad alta por mucho tiempo, así que la cantidad total de calorías quemadas puede ser menor que durante un entrenamiento aeróbico prolongado.

Básicamente, el ejercicio anaerobico es una herramienta útil para controlar el peso, pero debido a su naturaleza intensa, debe usarse con sensatez. Es fácil pasarse y acabar lesionándote. Sobre todo es importante recuperarse entre entrenamientos.

Lo ideal es conseguir la forma física que te permita entrenar de forma suave para recuperarte de entrenamientos muy intensos y así tu metabolismo se mantiene en marcha quemando calorías

Actividades aeróbicas para perder peso

La realización de actividades aeróbicas suele ser la primera opción para quemar más calorías. Correr, bicicleta, actividades grupales… son las opciones más elegidas. La elección no es mala, ya que lo que conseguimos con el ejercicio aeróbico es aumentar la actividad metabólica. Es decir, hacemos que nuestro organismo consuma más calorías. Este hecho, sumado a la disminución de calorías ingeridas hace que quememos parte de las reservas de grasa acumuladas en el organismo. Es una manera efectiva de eliminar parte de la grasa que nos sobra, además de mejorar el riego sanguíneo y con ello el estado general del organismo.

Para conseguir un perfecto estado muscular y adelgazar de una manera saludable es necesario realizar entrenamiento anaeróbico o de fuerza. Muchas personas no tienen esto en cuenta y es muy necesario para conseguir unos músculos en perfecto estado y así evitar el aspecto de piel descolgada que aparece al adelgazar. Además, no hay que olvidar que cuando realizamos ejercicios enfocados en la tonificación lo que conseguiremos será aumentar la masa muscular y con ello el consumo del organismo en reposo

CUALQUIER PROGRAMA DE PÉRDIDA DE PESO DEBE INCLUIR UN ENTRENAMIENTO DE FUERZA, NO CON EL OBJETIVO DE GANAR MUCHA MASA MUSCULAR, SINO CON EL OBJETIVO DE PRESERVAR LA MASA MUSCULAR

El músculo es un tejido que es metabólicamente más activo, por lo que al trabajar la fuerza estaremos aumentando nuestro consumo de calorías en reposo. No tengamos miedo a realizar entrenamiento de de fuerza, supervisado, guiado y con la recomendación de un profesional.


Lic Natalia Vincent (MN 3245) Lic Julieta Caramuti (MN 3043)

Artículo anterior Próximo artículo

  • GNC Live Well
Comentarios 0
Dejar comentario
Tu Nombre:*
email:*
Mensaje: *
* Campos Requeridos